jueves, 31 de mayo de 2012

EL PRECIO DEL RESCATE


Hoy celebra la Iglesia Católica la festividad de la Visitación de la Stma. Virgen a su prima Sta. Isabel. Una celebración entrañable y que, con seguridad, podríamos calificarla como la Fiesta de la Alegría. Una fiesta en la que el relato evangélico nos muestra el efecto de las tres virtudes teologales, Fe, Esperanza y Caridad. La Fe: "Dichosa la que ha creído"; la Esperanza: "porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá"; y la Caridad, puesta de manifiesto en la presteza con la que María se puso en camino hacia la casa de Isabel que había concebido un hijo en su vejez -más fe y más esperanza-, y la atendió con solicitud hasta después del parto.

Es una fiesta de gran alegría en la que, el relato de  cómo saltó de gozo San Juanito en el seno de su madre al oir el saludo de María, Purísimo Tabernáculo, nos lleva a considerar la presencia del Señor Sacramentado en todos los sagrarios del mundo.

Tras tantos años de escalofriante frivolidad, el pasaje evangélico de este día parece nos invita a reflexionar sobre el inmenso valor de lo que lleva en su vientre una mujer embarazada, desde el mismo instante de la concepción y cualesquiera fuesen las circunstancias en que fue engendrado : un tesoro, una vida irrepetible, un patrimonio de la humanidad, el Estado de bienestar, el régimen de pensiones y de seguridad social, ¡ nuestra supervivencia ! Y todavía más : Despues del Sagrario, me atrevo a afirmar, no hay nada más venerable en la tierra que el vientre de una mujer encinta.

En estos momentos de incertidumbre, en los que en todo el mundo se nos niega el pan y la sal,  se hace necesario conservar la serenidad para evitar que cunda el pánico y el desaliento.  Animados de la fe en el destino providencial de España, con la esperanza firme en la superación de la mayor crisis de la historia, vamos a poner en práctica la  virtud de la caridad como única solución posible. No hay que dudarlo; el éxito está asegurado. Y no sólo por el sí podemos , sino porque  ¡ Dios lo quiere !, y por consiguiente, podemos y debemos.

La operación consiste en poner en marcha un plan similar al que ya aplica el gobierno de la República Argentina desde hace más de dos años denominado "Asignación Universal por Hijo", y que trajo consigo un crecimiento económico del 9% en el ejercicio del pasado año. Aquí en España, la conjunción de la crisis de la construcción con la ausencia de consumidores, resultado de una eficaz política de contracepción y aborto, motivan sea el pueblo el que tome la iniciativa ante el inminente peligro de colapso. La medida, como ya quedó expuesta en artículos anteriores  (18.07.11) ,
consiste en la "inyección en vena" de 600 euros por hijo y mes a todas las mujeres nacionales, a partir del tercero y hasta la mayoría de edad, comenzando por las que se encuentren en paro. Asímismo, las mujeres en estado de embarazo no deseado percibirían una ayuda por el mismo importe durante los nueve meses de gestación.

La subvención alcanzaría a 30.000 madres familia numerosa, tres veces más que en la actualidad, y a 102.222 mujeres en estado de embarazo no deseado.

Los fondos provendrían de la aportación de ¡ 2 euros al mes ! por cada uno de los españoles y depositados en los cepillos colocados al efecto en cada uno de los más de 23.000 templos de España, en las oficinas de la entidad colaboradora y en la cuenta abierta para tal fin. La recaudación, en teoría, sería de cien millones de euros al mes, es decir mil doscientos millones al año, ¡ el precio del rescate de España ! Y el reparto sería el siguiente : 30.000 madres a 1.800 euros/mes : 648  millones al año; 102.222 mujeres en embarazo no deseado a 600 euros/mes y durante nueve meses: 551.998.800 euros.

La convicción del éxito de tal medida y la firme determinación de llevarla a cabo traería de inmediato el resurgir de la economía. Cuanto antes la pongamos en marcha menos se resentirá el Estado de bienestar. La unidad de todos sus hijos, con independencia de credos e ideologías, es lo que hace fuerte a una nación, mucho más que su poderío militar.

La destrucción sistemática de millones de niños, engendrados en la irresponsabilidad y muertos en la indefensión, nos lleva al borde de la ruina pero -paradojas de la vida e ironías del destino- ahora serán los niños los que nos volverán a la prosperidad que siempre sigue a la expansión demográfica. Y más paradojas : el personal de los centros de exterminio, quebrada su empresa, buscaría ahora trabajo en las salas de partos de los hospitales.  Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia.

La España, hoy mofa y burla de la tierra, desangrada en los abortorios, privada de los hijos llamados a defenderla, zarandeada, expoliada y saqueada por propios y extraños que se aprovechan cobardemente de la situación por ellos provocada, volverá a ser la antaño respetada y situada a la cabeza del mundo industrializado.

El lamentable y tristemente célebre cuadro del abrazo, entre las risas y aplausos de sus camaradas, de las seis altas dignatarias celebrando la nueva Ley del aborto, y que yo titulo "Insensato alborozo", no será más que un amargo recuerdo digno de ocupar un lugar de honor en el Museo de la Memoria Histórica.

El siquiera pensar, como apuntan  elegantes damiselas y sesudos varones vendedores de humo, que la actual situación puede mejorar, es un depropósito de la misma magnitud como pretender el triunfo de la arbitrariedad sobre el Derecho, de la mentira sobre la verdad, de la muerte sobre la vida.

Pero aún queda una medida más, que, junto a la arriba descrita, constituiría el reconocimiento y pública reparación del grave delito colectivo:la institución a perpetuidad del día 28 de Diciembre como de "Jornada Nacional de Expiación y Desagravio". Una leve penitencia, siempre desproporcionada con la gravedad de la culpa.

Después de tantos años de angustia y búsqueda desesperada de una solución para lo que ya se ha convertido en  una espiral de locura, llega a mi memoria la estrofa de una antigua canción que resume todo cuanto antecede:
   "Cuando el amor renace vuelve a cantar la vida, vuelve la fe perdida, todo tiene sentido otra vez".

Doscientos cincuenta millones de euros ha recuadado Cáritas el pasado año para dar de comer al hambriento y vestir al desnudo, fruto de las colectas llevadas a cabo los primeros domingos de cada mes entre los pocos  que asisten a Misa -quizá el 8% de la población-, y los menos que ponen la cruz en la casilla correspondiente del impreso de declaración de la renta, el 34% de los declarantes. Pues si con tanta gente e instituciones en abierta hostilidad contra la Iglesia se recauda esa cantidad, cuánto no se percibiría con la adecuada publicidad que el estado de emergencia requiere.

El próximo domingo, 3 de Junio, es día mensual de Caridad. Donde quiera que me encuentre en España haré la aportación personal de 2 euros y por cada uno de los que de mí dependen, por los que no pueden hacerlo, y por los que, desgraciadamente, se nieguen a colaborar por razones que respeto.

31 de Mayo de 2012, festividad de la Visitación de María




P.D.  Amable lector : Si te sientes identificado con la idea que traté de comunicarte por el presente escrito, difúndela. Que dé la vuelta al mundo ! Prometo publicar los comentarios que lleguen de las antípodas.

jueves, 3 de mayo de 2012

¡ OIGO, PATRIA, TU AFLICCION !


Hoy celebramos la efemérides gloriosa del inicio del levantamiento popular contra el enemigo invasor, culminando así uno de los períodos más convulsos de la historia. Doscientos cuatro años después parecen querer repetirse similares episodios aunque en una nueva edición corregida y aumentada. El pintor Goya, que dejó constancia gráfica de aquellos sangrientos acontecimientos, consignaría nuestras actuales circunstancias en sólo dos cuadros que quedarían incorporados para siempre en su serie más negra. El primero de ellos, "Insensato alborozo", recogería el abrazo entre risas y aplausos de seis altas dignatarias del Estado tras la aprobación de la reforma de la Ley del aborto por el Parlamento. El segundo, titulado "Agonía de España", representaría la sórdida habitación de un abortorio donde, tendida sobre una camilla, se hallaba una bellísima mujer ataviada con blancas y ricas vestiduras. Ornaba su cabeza una corona de oro con los blasones de sus reinos, rematada con la Cruz de Cristo. Lloraba sin gemido, y gruesas lágrimas, resbalando sobre sus mejillas, caían hasta el suelo. Flanqueaban el catre dos siniestros y barbudos personajes, uno enclenque y desaliñado y el otro más alto y cetrino, que parecía deseaban dar fe del alevoso crimen que se iba a perpetrar. El contraste sobre el blanco y negro lo creaban sendos pins, iguales en forma y tamaño, que lucían los extraños sujetos sobre la solapa de sus ternos: una estrella de cinco puntas, roja el de la izquierda y dorada el de la derecha. Ambos cuadros, inseparablemente unidos, completarían la colección denominada "El triunfo de la arbitrariedad sobre el Derecho".

Y hasta aquí la caricatura del macabro espectáculo, más de cien mil veces repetido cada año y a lo largo de tres décadas, y que imposibilita cualquier intento de recuperación económica.

Pero analicemos ahora, siquiera sucintamente, el capítulo de irregularidades que, sin solución de continuidad, venimos padeciendo desde entonces en esta calculada espiral de locura :

--Viviendo por encima de nuestras posibilidades : Es una falacia puesta en circulación por los interesados y que un importante sector de la población acepta resignado. No es verdad. La gente trabajaba y tenía unas fundadas y legítimas expectativas de futuro, pero sus ilusiones se vieron frustradas repentinamente por la falta de previsión y pésima gestión de los administradores.

--La burbuja inmobiliaria : Después de muchos años de altísimos intereses, la inclusión en la zona euro nos proporcionó dinero barato que aprovechamos para invertir en pisos, cuyos precios se dispararon como consecuencia de la falta del elemento regulador -las casas baratas- que la clase política, más atenta a recalificaciones, comisiones y consiguientes evasiones, no promocionó en la medida adecuada. Al desplomarse la construcción se paraliza uno de los dos motores principales de nuestra economía pues, como reiteradamente repito en estas páginas, si no se vende un piso no se vende ni se venderá un tornillo.

--Creación de empleo : Misión imposible. No hay consumidores, ni se les espera, y por lo tanto es inútil  hacer cábalas en este sentido. Cargados de impuestos, reducidos salarios y pagas extras, más tiesos que los pinos de Puerto Real, no podemos adquirir otros bienes de consumo que los imprescindibles para sobrevivir, evitando todo lo superfluo.

--Apoyo al crédito : Otra descarada falsedad. Los bancos no dan dinero sin garantía de ingresos que hoy nadie tiene seguros, o sin media docena de avales solventes que nadie puede aportar. ¿ Quién puede asegurar que tendrá trabajo durante los próximos treinta años para amortizar una hipoteca ?

Sin prisa pero sin pausa hacia el colapso total.

--Dación en pago : Me recuerda el ejemplo de una figura literaria, en este caso de ironía, que aparecía en los libros de Bachillerato, cuando lo era . No tiene desperdicio : "La gran clemencia de Su Majestad redujo la pena a sólo sacarle los ojos."

--Educación cívica y constitucional : Como todo lo anterior es una manifestación más del diseño y la planificación para España dividida en 17 estados federales según consignas que datan de 1971 ¿ Recuerdan la revista Cambio 17 ? ¡Ya lo sé !  Pues desde entonces. "Hay que cambiar". Ahora tenemos 17 jefes de gobierno con sus ministros, su parlamento, diputados, funcionarios, su constitución , su bandera, y su policía. No conviene en absoluto que los jóvenes tengan un conocimiento en conjunto y en profundidad de las tierras y la historia de la antes llamada España. Tampoco de humanidades, porque aprenden a pensar y reflexionar; les basta con fundamentos sobre tecnología.

Para amar hay que conocer, y quien no conoce no ama, que es lo que se busca. La Geografía de España con todos sus pueblos, ríos, montañas y comarcas es algo totalmente vedado a los niños. Sin poder evitarlo no puedo dejar de recordar los principales pueblos y ciudades de Asturias, por donde comenzó la Reconquista : Oviedo, Llanes, Langreo; Infiesto, Mieres, Gijón; Avilés, Pravia, Tineo; Cudillero y Castropol. ¿ Y qué me dicen de Salamanca ? Pues, Salamanca, Alba de Tormes, Vitigudino; Béjar, Sequeros, Peñaranda; Ledesma y Ciudad Rodrigo. Y ahora Navarra : Pamplona, Olite, Cascante; Tafalla, Alsasua, Corella; Cintruénigo, Roncesvalles; Tudela, Fitero y Estella. Tampoco están mal los de Lugo : Lugo, Villalba, Vivero; Sarria, Quiroga, Chantada; Ribadeo y Mondoñedo con Monforte y Fonsagrada. Y así las cincuenta provincias de España, y todos los pueblos en verso para que jamás se olviden.

Y lo mismo las comarcas : Zamora : Tierra del Pan y Tierra del Vino; León : El Bierzo, La Maragatería y El Páramo; Badajoz : La Serena y Tierra de Barros. . . . . .

Para amar hay que conocer, y si conociésemos a España no estaría, como acabo de describir, cautiva y desangrada en un abortorio, privada de los hijos que la harían temida y honrada.

Nuestros padres y abuelos estudiaron y practicaron el contenido de un librito, hoy reproducido en facsímil, denominado "Tratado de Urbanidad", cuyas máximas en pareado debieran leerse en los calegios una vez a la semana. Pero no, no interesa; mejor seguir abarrotando las cárceles con pobres ignorantes más fáciles de manejar.

Repasando la oda de Bernardo López García (1840-1877) que inspira el título del presente artículo, no encuentro en sus estofas ninguna que describa una situación de tanta gravedad como por la que ahora pasamos.

¡ Siempre trabaja  en su daño el astuto engañador ! . . . .

¡ Unidos para sobrevivir !

¡ Burlemos al burlador !