jueves, 29 de marzo de 2012

ENCRUCIJADA HISTORICA

Cada día que pasa nos trae una inquietante noticia que no hace sino aumentar las dudas sobre la eficacia de las medidas tomadas a nivel político dentro y fuera de España a fin de superar esta interminable crisis.

Si antes del 20 de noviembre pasado todo radicaba en bajar los impuestos para que la gente dispusiese de más liquidez y así agilizar el mercado, lejos de llevarse a cabo aquella prometida reducción, se ejecuta un severo plan de austeridad justificado, según el ministro del ramo, para paliar " el déficit abultado y oculto" que nos dejó la administración socialista. Pero aquel abultado déficit del 6% del PIB que aquellos declararon al efectuar el traspaso de poderes, resultó ahora del 8,51%, "de una envergadura muy superior a cualquiera de las previsiones posibles". No obstante, ello no ha sido obstáculo para que, tanto el anterior jefe del Ejecutivo socialista como sus más inmediatos colaboradores en la desfeita, fueran galardonados con las más altas condecoraciones , y al primero de ellos se le permita, además, pasar a formar parte del Consejo de Estado con la consiguiente y generosa retribución pública.

En un alarde de magnanimidad las autoridades financieras de la Unión Europea -Bruselas dixit- nos conceden de plazo hasta finales de 2013 para reducir el déficit hasta el 3%, objetivo que nuestros administradores consideran factible, y a partir del cual, aseguran, mejorará sensiblemente la situación económica. Pero de nuevo nos asalta el fantasma de la duda : si los recortes llevados a cabo hasta la fecha han significado una grave contracción de nuestra economía con la pérdida añadida de miles de puestos de trabajo, ¿ qué suceso portentoso, sobrenatural, tendrá lugar una vez logrado el ansiado e hipotético equilibrio presupuestario para que, acto seguido, el pueblo comience a adquirir bienes de consumo cuando hoy ya no compra ni el periódico ? Todo un bluff, una inocentada, una falacia más de nuestros charlatanes y embaucadores.

Demasiado conocen las funestas e irreversibles consecuencias de la ingeniería social aplicada a "burlar" la Naturaleza. Y en efecto, bajo sus auspicios la hemos "burlado", y el resultado salta a la vista : el 2,8 % de la población, menores de tres años, son el relevo generacional para el 23% de jubilados, o sea 1,5 millones frente a 10 millones. ¿ Dónde están los consumidores, los demandantes de los bienes que con tanto esmero vamos a fabricar o producir y así poner en marcha la maquinaria de nuestra industria y comercio ? Pues, sencillamente, no han nacido o, expeditivamente, los hemos exterminado en gestación, y además legalmente. Ahora, eso sí, le hemos dado un corte de mangas a la Naturaleza.

Pues en eso, señores, y en nada más que en eso, está la causa y raiz del problema; lo demás son los efectos perversos que no desaparecerán mientras tanto perdure el origen del mal. Es de lógica aplastante que nada se conseguirá por más que se aumente la oferta si al mismo tiempo, y como en este caso, deliberada y maliciosamente, se suprime la demanda. Que nuestros políticos y asesores a sueldo no ignoran esta realidad, es indudable; pero ellos continúan fieles a las consignas emanadas de los entes supranacionales a los que se deben. Todo está premeditado y planificado.

Corromper a nuestras jóvenes y degollar a nuestros niños es, junto con la ruina económica subsiguiente, el plan urdido por el enemigo para eliminar cualquier intento de recuperación. No cabe esperar, por ello, medida alguna de carácter oficial que contribuya a anular los efectos de un plan tan cuidadosamente diseñado. Pero no hay crimen perfecto; imperfecta es, si acaso, la actuación de la policía. Los actos humanos, aun aquellos elaborados durante mucho tiempo con paciencia de araña y astucia de mujer malvada , siempre adolecen de algún error por donde se abre camino la verdad incontenible.

El reconocimiento social y una asignación económica generosa para todas las madres, que les separe de la angustia del incierto salario y de la desesperación del aborto, será el resultado de un gran acuerdo nacional sin precedentes, que nos llevará a superar la crisis sin destruir el Estado de Bienestar logrado con tantos sudores. El instinto de supervivencia y la determinación del pueblo español -diferente e imprevisible-, unidos todos a una sola voz, con una sola voluntad y un solo corazón, logrará torcer el rumbo de los acontecimientos. El que este feliz resurgir tenga lugar en breve y al siguiente día de la puesta en práctica de esta única posible solución,  o después de muchos siglos de duro batallar, depende de nuestra respuesta.

Los ángeles del cielo contienen la respiración mientras aguardan expectantes la libérrima decisión, personal y colectiva, del pueblo español en este momento estelar de la Historia.

josemigueltenreiro@gmail.com
http://elocasodeoccidente.blogspot.com/

jueves, 1 de marzo de 2012

EL PELIGRO DEL EXITO


Todos conservamos en la memoria el caso de alguna persona que habiendo sido favorecida generosamente por la fortuna en un momento crucial de su vida, la falta de preparación y prudencia para asimilar tan inesperada situación le llevan, contra todo pronóstico, a un final desastroso.
En este país de chismes y marujeos estamos viviendo unos días de auténtico frenesí informativo a cuenta del hombre que ha tenido la suerte de conquistar el corazón de una de las infantas reales convirtiéndose así, de la noche a la mañana, en yerno del Rey y duque de Palma. La grave imputación de un delito de corrupción de los que, desgraciadamente, la clase política nos tiene habituados, ha desatado el clamor del populacho que, ávido de carnaza, desearía ver involucrada y procesada a su augusta esposa y a continuación poner en tela de juicio el actual modelo de Estado.
A los que tan ligera y frívolamente se atreven a emitir su veredicto, basados en los datos que profusamente ventilaron los medios en los últimos meses, es obligado hacerles saber las siguientes consideraciones :
Una Infanta real jamás hubiese participado en un hecho delictivo como el que ahora le imputan a su marido, por dos motivos fundamentales : el primero por la educación y formación recibidas en consonancia con su alta dignidad; y el segundo por su condición de mujer. Sobre esta última razón conviene recordar que las mujeres representan poco más de un 7% de la población reclusa en España, que alcanza un total de 83.000 personas. Es este un dato elocuentísimo que habla por sí solo de las notables diferencias en el modo de ser y actuar de los hombres y de las mujeres y que sólo la paranoia de los políticos se empeña en ignorar.
El duque de Palma, aunque deportista de élite, no ha recibido en absoluto tan esmerada educación y formación como su esposa. No obstante, su alta posición le hace presa codiciada de un enjambre de aduladores y tiralevitas ansiosos de ganarse su favor. Personas que ocupan una tan privilegiada situación les lleva a vivir permanentemente en el punto de mira de los medios informativos y por ello debieran hacerlo también bajo la servidumbre, además del servicio de seguridad, de una institución que tutelase todos sus actos para evitar aun la sospecha de hechos tan desagradables y que nos hieren tan profundamente a la mayoría de los ciudadanos.
http://elocasodeoccidente.blogspot.com/